El caudal de los ríos gallegos bajó un 14% con respecto a los niveles de 1980

Ir abajo

El caudal de los ríos gallegos bajó un 14% con respecto a los niveles de 1980

Mensaje  fugy el Lun Sep 29, 2008 4:10 pm

Las cuencas de la costa son las más afectadas por la falta de lluvias, con una pérdida de agua del 24%
El país de los mil ríos, como Álvaro Cunqueiro bautizó a Galicia, sufre los efectos de la sequía. La escasez de lluvias en los últimos años ha dejado sus cuencas sedientas. Desde el año 1980, los ríos gallegos perdieron un 14% de su caudal debido a ese déficit de precipitaciones que se agravó en el verano de 2002. Desde entonces, sólo los meses de agosto y octubre de 2004 dejaron precipitaciones superiores a las consideradas normales por el Instituto Nacional de Meteorología.
Con la mirada puesta en el cielo, los expertos advierten de que esa racha de sequía que arrancó en Galicia hace seis años se mantendrá. Las predicciones no son nada halagüeñas: el primer semestre del actual año hidrológico -de octubre a marzo- fue el más seco desde 1947 y el balance provisional, según adelantaba esta semana el director de la Agencia Estatal de Meteorología, Alberto River, sitúa las lluvias registradas en España en 2007-2008 hasta 11 puntos por debajo del valor medio normal (629 litros).
El Observatorio de la Sostenibilidad en España advierte en su Informe del Agua 2008 que España consume agua por encima de los recursos de sus cuencas, que cada vez serán más escasos debido al efecto del cambio climático. Galicia no es una excepción. Entre el periodo 1979-1980 y 2005-2006, último año hidrológico del que la Consellería de Medio Ambiente y la Confederación Hidrográfico del Cantábrico disponen de datos, el caudal de los ríos gallegos ha descendido en un 14%.
El peor balance corresponde a la denominada Galicia Costa -integrada por las estaciones de los ríos Mera, Xubia, Mandeo, Anllóns, Tambre, Sar, Furelos y Ulla, en A Coruña; Masma, Ouro, Landro y Sor, en Lugo, y el Umia y , Deza, en Pontevedra-. Las cuencas más perjudicadas por el déficit de lluvias fueron los de las provincias costeras, que sufrieron un descenso del 24% respecto al caudal de 1980. Los otoños cada vez más secos no afectaron de forma tan drástica a las estaciones fluviales de la Galicia Norte -Miño, Sarria, Ladra, Tea, Cabe y Eo-, donde la pérdida de recursos hídricos fue de un 4%.
En la última década, el otoño de 2000 y la primavera de 2001 fueron los más lluviosos, unas precipitaciones que permitieron que los caudales duplicasen la cantidad de agua que discurre por los ríos gallegos. En el extremo opuesto, 1991 y 1992, los más secos de los últimos veinte años.
Si se analiza la evolución de los caudales en las provincias costeras de Galicia desde 1970 -pese a los picos puntuales de algunos años-, los datos reflejan una tendencia a la baja debido a la falta de lluvias. Sobre todo en los últimos diez años, salvo en 2000 y 2001, que registraron abundantes precipitaciones. La misma tendencia a la baja se aprecia si se compara el caudal medio de cada río en las provincias costeras desde 1970. Los caudales de los ríos gallegos, según datos del año hidrológico 2005-2006, están un 15% por debajo de la media que registraron en los últimos 35 años.

Rebajar el consumo
A la vista de las predicciones, la situación tenderá a agravarse en los próximos años. En su informe del agua, el Observatorio de Sostenibilidad alerta de que las precipitaciones en España han disminuido un 5% en los últimos 20 años y las previsiones revelan que esa tendencia a la baja se mantendrá. Para los expertos, la única solución pasa por una política basada en una nueva cultura del agua, que tenga en cuenta que hay que consumir menos y cuidar los ecosistemas de forma integral.
La escasez de lluvias y la poca permeabilidad de los terrenos de la comunidad han provocado la desaparición de las aguas subterráneas. Una situación que ha obligado a triplicar la profundidad de los pozos que se construyen en Galicia. Hace ya 15 años las empresas de pozos en barrena empezaron a notar la falta de agua en la capa freática -a unos 15 metros de la superficie-. Sin embargo no fue hasta el verano de 2002 cuando las bolsas de agua comenzaron a aparecer vacías. "Si hace dos años teníamos que bajar a los 30 metros, ahora como mínimo son necesarios 50 y en algunas ocasiones hasta los 300", comentan desde una empresa de pozos de barrena en Ourense.
Pero si hace una década los pozos producían entre 1.500 y 2.000 litros por hora, ahora apenas llegan a los 1.000. "De 100 pozos que se perforaban, el 80% generaban una gran cantidad de agua. Hoy, sólo el 20%", advierten desde el sector. Y es que lo que llueve no basta para recargar los acuíferos.
La organización ecologista Adega insta a la Administración gallega a favorecer tarifas que incentiven el ahorro, promover campañas que fomenten el uso racional del los recursos hídricos y dar prioridad a obras para evitar fugas en las redes de distribución. Y es que Galicia pierde cada año por averías en la red de abastecimiento más agua de la que consumen ciudades como A Coruña o Vigo.
avatar
fugy
Admin

Mensajes : 1042
Fecha de inscripción : 03/06/2008
Edad : 40
Localización : a guarda

Ver perfil de usuario http://clubalagua.foroespana.com

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.